Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘santa’

Santa Catalina de Siena

Virgen y Doctora de la Iglesia
1347-1380
Fiesta: 29 de abril

Una temprana vida de virtud

Santa Catalina nació en 1347 en Siena, hija de padres virtuosos y piadosos. Ella fue favorecida por Dios con gracias extraordinarias desde una corta edad, y tenía un gran amor hacia la oración y hacia las cosas de Dios. A los siete años, consagró su virginidad a Dios a través de un voto privado. A los doce años, la madre y la hermana de Santa Catalina intentaron persuadirla para llegar al matrimonio, y así comenzaron a alentarla a prestar más atención a su apariencia. Para complacerlos, ella se vestía de gala y se engalanaba con joyas que se estilaban en esa época. Al poco tiempo, Santa Catalina se arrepintió de esta vanidad. Su familia consideró la soledad inapropiada para la vida matrimonial, y así comenzaron a frustrar sus devociones, privándola de su pequeña cámara o celda en la cual pasaba gran parte de su tiempo en soledad y oración. Ellos le dieron varios trabajos duros para distraerla. Santa Catalina sobrellevó todo esto con dulzura y paciencia. Más adelante, su padre aprobó finalmente su devoción y todos sus deseos piadosos. A los quince años de edad, asistía generosamente a los pobres, servía a los enfermos y daba consuelo a los afligidos y prisioneros.

Su servicio al prójimo

Dios recompensó su caridad con los pobres a través de varios milagros, a menudo multiplicando víveres en sus manos, y haciendo que ella pudiera llevar todo lo necesario a los pobres, lo cual no hubiera podido lograrlo de otro modo a través de su fortaleza natural. En Siena, cuando hubo un terrible brote de peste, trabajó constantemente para aliviar a los enfermos. “Siempre estaba con los que padecían por causa de la peste; los preparaba para la muerte y los enterraba con sus propias manos. Yo mismo fui testigo del gozo con que los atendía y de la maravillosa eficacia de sus palabras, que dieron lugar a muchas conversiones.”

Conclusión de la vida de la Santa

Santa Catalina regreso de esta manera a Siena, donde prosiguió su vida de oración. Ella obtuvo la unión perpetua de su alma con Dios. Aunque a veces estuviera obligada a conversar con diferentes personas sobre varios y diversos asuntos, ella siempre estaba ocupada y absorta en Dios. En una visión, Jesús se le presentó con dos coronas, una de oro y otra de espinas, ofreciéndole elegir con cuál de las dos se complacería. Ella respondió: “Yo deseo, Oh Señor, vivir aquí siempre conforme a tu pasión, y encontrar en el dolor y en el sufrimiento mi reposo y deleite.” Luego, tomando ansiosamente la corona de espinas, se la colocó sobre la cabeza.

Las cartas de Santa Catalina son consideradas como una de las grandes obras de principios de la literatura Toscana. Ella escribió 364, y más de 300 de ellas se conservan en la actualidad. El Papa Pío II canonizó a Catalina en 1461, y el Papa Pablo VI le otorgó el título de Doctora de la Iglesia in 1970, haciéndola una de las primeras mujeres en recibir este honor. Su Fiesta es el 29 de abril.

Oración:

Señor Dios, tú has mostrado a santa Catalina el amor infinito hacia todos los hombres, hechura de tus manos, que arde en tu corazón . Ella compartió generosamente esta revelación y la vivió en todas sus consecuencias hasta el heroísmo. Concédenos que podamos seguir su ejemplo, confiando en tus promesas y aumentando nuestra fe en tu presencia en cada sacramento, especialmente en el sacramento de tu perdón. Te lo pedimos por Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Anuncios

Read Full Post »

¿Qué es la Semana Santa?

La Semana Santa es el momento litúrgico más intenso de todo el año. Esta semana la debemos dedicar a la oración y la reflexión en los misterios de la Pasión y Muerte de Jesús para aprovechar todas las gracias que esto nos trae. Debemos darle a Dios el primer lugar y participar en toda la riqueza de las celebraciones propias de este tiempo litúrgico.

A la Semana Santa se le llamaba también Semana Mayor y a sus días se les dice días santos. Esta semana comienza con el Domingo de Ramos y termina con el Domingo de Pascua.

Vivir la Semana Santa es acompañar a Jesús con nuestra oración, sacrificios y el arrepentimiento de nuestros pecados. Asistir al Sacramento de la Penitencia en estos días para morir al pecado y resucitar con Cristo el día de Pascua.
Lo importante de este tiempo no es el recordar con tristeza lo que Cristo padeció, sino entender por qué murió y resucitó. Es celebrar y revivir su entrega a la muerte por amor a nosotros y el poder de su Resurrección, que es primicia de la nuestra.
¿Cuáles son los principales momentos celebrativos de la Semana Santa?

El domingo de Ramos, los días santos, lunes, martes, miércoles, y jueves por la mañana –aquí termina la cuaresma-, Triduo Pascual que comienza con la celebración del Jueves santo, con la misa vespertina de la Cena del Señor, Viernes Santo de la Pasión del Señor, y culmina con el Sábado Santo con la Vigilia Pascual, que se llama Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor

¿Qué celebramos el Domingo de Ramos?
Celebramos la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, para consumar su misterio pascual, en la que todo el pueblo lo alaba como rey con cantos y palmas. Por esto, nosotros llevamos nuestras palmas a la Iglesia para que las bendigan ese día y participamos en la misa.

¿Qué es la Misa Crismal?

Se celebra el Jueves Santo por la mañana. En esta misa se celebra la comunión de los sacerdotes con el obispo, renovando sus promesas sacerdotales, se consagra el santo crisma y se bendicen los santos óleos de los enfermos y de los catecúmenos.

¿Qué es el Triduo Pascual?

Son tres días donde se celebra la pasión y resurrección, y que abarca la totalidad del misterio pascual. Así se expresa en el calendario: Cristo redimió al género humano y dio perfecta gloria a Dios principalmente a través de su misterio pascual: muriendo destruyó la muerte y resucitando restauró la vida. El triduo pascual de la pasión y resurrección de Cristo es, por tanto, la culminación de todo el año litúrgico.


¿Cuál es la duración exacta del Triduo Pascual?

El triduo comienza con la misa vespertina de la Cena del Señor, alcanza su cima en la Vigilia Pascual y se cierra con las vísperas del Domingo de Pascua.

¿Qué celebramos el Jueves Santo?

En Este día recordamos la Última Cena de Jesús con sus apóstoles en la que les lavó los pies dándonos un ejemplo de servicialidad. En la Última Cena, Jesús se quedó con nosotros en el pan y en el vino, nos dejó su cuerpo y su sangre. Es el jueves santo cuando instituyó la Eucaristía y el Sacerdocio. Al terminar la última cena, Jesús se fue a orar, al Huerto de los Olivos. Ahí pasó toda la noche y después de mucho tiempo de oración, llegaron a aprehenderlo.

¿Qué se celebra el Viernes Santo?

Ese día recordamos la Pasión de Nuestro Señor: Su prisión, los interrogatorios de Herodes y Pilato; la flagelación, la coronación de espinas y la crucifixión. Lo conmemoramos con un Vía Crucis solemne y con la ceremonia de la Adoración de la Cruz.

¿Qué celebramos el Sábado Santo?

Durante el sábado santo, la Iglesia permanece junto al sepulcro del Señor, meditando en su pasión y muerte, y se abstiene de celebrar la santa misa (por lo que conserva el altar enteramente desnudo) hasta que, después de la Vigilia solemne o espera nocturna de la resurrección, se desborda la alegría pascual, cuya exuberancia inunda los cincuenta días subsiguientes.
Se recuerda el día que pasó entre la muerte y la Resurrección de Jesús. Es un día de luto y tristeza pues no tenemos a Jesús entre nosotros. Por la noche se lleva a cabo una vigilia pascual para celebrar la Resurrección de Jesús. Vigilia quiere decir “la tarde y noche anteriores a una fiesta”.

¿Qué es el Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor?

Es el día más importante y más alegre para todos nosotros, los católicos, ya que Jesús venció a la muerte y nos dio la vida. Esto quiere decir que Cristo nos da la oportunidad de salvarnos, de entrar al Cielo y vivir siempre felices en compañía de Dios. Pascua es el paso de la muerte a la vida. La Misa de la Vigilia, aunque se celebra antes de la media noche, es ya la misa pascual del Domingo de Resurrección.

¿En qué consiste la Vigilia Santa o Noche Santa?

Según una tradición muy antigua, ésta es una noche de vigilia en honor del Señor. La celebración de la vigilia tiene cuatro partes:

PRIMERA PARTE: Liturgia de la luz o lucernario.

Los fieles llevando en la mano lámparas encendidas, se asemejan a quienes esperan el regreso de su Señor para que cuando él vuelva, los encuentre vigilantes y los haga sentar a su mesa. Tiene tres momentos.

1º. Bendición del fuego. Inicia con la bendición del fuego nuevo, con este se enciende el CIRIO PASCUAL.

2º. Procesión. En esta procesión se lleva el Cirio Pascual: Cristo, luz del mundo.

3º. Pregón Pascual o “exultet”: Este himno de alabanza, en primer lugar, anuncia a todos la alegría de la Pascua, alegría del cielo, de la tierra, de la Iglesia, de la asamblea de los cristianos. Esta alegría procede de la victoria de Cristo sobre las tinieblas. Su tema es la historia de la salvación resumida por el poema. Una tercera parte consiste en una oración por la paz, por la Iglesia en sus jefes y en sus fieles, por los que gobiernan los pueblos, para que todos lleguen a la patria del cielo.

LA SEGUNDA PARTE: La Liturgia de la Palabra.

La Santa Iglesia, llena de fe en las palabras y promesas del Señor, medita los portentos  que él obró desde el principio a favor de su pueblo.

En esta vigilia, “madre de todas la vigilias”, tal como lo afirma San Agustín, se proponen nueve lecturas, siete del Antiguo Testamento y dos del Nuevo Testamento

TERCERA PARTE: Liturgia bautismal

La noche de Pascua es el momento en el que tiene más sentido celebrar los sacramentos de la iniciación cristiana. Después de un camino catecumenal (personal, si se trata de adultos y de la familia, para los niños, y siempre en lo que cabe, de la comunidad cristiana entera), el signo del agua -la inmersión, el baño- quiere ser la expresión sacramental de cómo una persona se incorpora a Cristo en su paso de la muerte a la vida.

CUARTA PARTE: Liturgia eucarística.

Después de escuchar la palabra de Dios, y cuando el día de la resurrección está por llegar, encontrándose ya acompañada de sus nuevos hijos, renacidos por el bautismo, es invitada a la mesa que el Señor ha preparado para su pueblo, por medio de su muerte y resurrección.

La celebración eucarística es la culminación de la Noche Pascual. Es la Eucaristía central de todo el año, más importante que la de Navidad o la del Jueves Santo. Cristo, el Señor Resucitado, nos hace participar de su Cuerpo y de su Sangre, como memorial de su Pascua. Es el punto culminante de la celebración.

Read Full Post »

Pbro. Lic. Saúl Ragoitia Vega

a semana santa o semana mayor, es para los católicos la semana más importante, pues se recuerda el misterio de la fe, todo lo que fundamenta y da vida a nuestra vida cristiana. Es lamentable que para muchos católicos, esta semana se convierta solo en vacaciones y se olviden del significado profundo y de participar en los oficios litúrgicos de la más grande de las semanas del año.

Después de habernos preparado durante el tiempo cuaresmal (40 días), desde el miércoles de ceniza hasta el jueves santo por la mañana, celebramos la Fiesta Pascual, fiesta de la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

Seis semanas de preparación intensiva, tienen su culmen en esta semana santa. Es santa, porque son días en que tenemos la oportunidad de buscar la santidad a través de los principales acontecimientos de nuestra fe, san Pablo nos recuerda “si Cristo no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe”. A la santidad estamos llamados todos, no hay que tener miedo aceptar este llamado, por el contrario la santidad es la oportunidad de ser mejores, de irnos perfeccionando, hoy más que nunca se necesitan hombres y mujeres íntegros, que saquen a relucir su humanidad con todos sus valores. La santidad se alcanza viviendo una vida ordinaria de manera extraordinaria; es por eso que esta semana es extraordinaria, es santa.

Con la celebración del Domingo de Ramos recordamos la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén; el Jueves Santo (día que con la misa vespertina se comienza el Triduo Pascual), la Cena del Señor, en donde instituyó el mandamiento del amor, el sacerdocio y la Eucaristía; el Viernes Santo, la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo; el Sábado Santo, con la celebración de la Vigilia Pascual por la noche, celebramos la Resurrección y así, comenzar con el Tiempo Pascual, que son 50 días, hasta Pentecostés.

Es una semana, en donde las familia tienen la oportunidad de convivir y de unirse por la fe; en donde los cristianos tenemos la oportunidad de profundizar en cada unos de los misterios que profesamos, y de poder revitalizar nuestra identidad y nuestro quehacer como buenos cristianos; por eso, no podemos reducir estos días santos a simples “vacaciones de semana santa”, como muchos han osado decir.

Read Full Post »